Cargando

Escribe para buscar

Marruecos – Un viaje a los sentidos

un viaje a los sentidos

 

ACLARACIÓN: Esta guía está basada en nuestra experiencia durante los 10 días de abril de 2018, en los cuales recorrimos Tánger, Tetuán, Chefchaouen y Fez. Armamos una ruta de bajo presupuesto para recorrer la parte norte de Marruecos y todos los lugares que les mencionamos son lugares que visitamos, los precios que pagamos y los consejos que nos hubiesen gustado haber sabido de antemano. Gracias por acompañarnos en este viaje a los sentidos; esperamos que disfruten del recorrido.

 

Ruta de nuestro viaje por el norte de Marruecos.

Ruta de nuestro viaje por el norte de Marruecos.

 

Definir Marruecos no se hace a la ligera; más bien, es una tarea seria y desafiante. ¿Cómo resumir en pocas palabras esa mezcla delirante de fascinación y agotamiento, de asombro y de cansancio, de querer volver siempre a no querer volver nunca más? ¿Cómo podría transmitir las tan variadas sensaciones que me dejó este país? Porque si bien estamos en suelo africano, Marruecos también juega a ser un poquito asiático y europeo; se confunde entre el cálido sonido de sus rezos, el aroma penetrante de sus mercados, el sabor característico de sus especias mientras, de golpe y sin previo aviso, te traslada a otra época, a otra escena.

Si se dejan llevar por la vorágine de sus medinas, se sentirán los protagonistas de algún cuento antiguo, y sus días se contarán entre artesanías, regateos, burros y tés de menta azucarados. Marruecos merece de una mirada comprensiva y curiosa: un país que sacude y agobia hasta en el más mínimo de los detalles, pero también deslumbra tanto que terminás queriendo más.

 

A continuación, les dejamos algunos consejos y datos prácticos para tener en cuenta a la hora de organizar un viaje por este país. Si les interesa saber más sobre los cuatro destinos que nosotros recorrimos (dónde dormimos, qué comimos y qué hicimos), pueden visitar los demás artículos sobre este país y leer en detalle nuestra experiencia.

 

Bandera marroquí frente al Palacio Real del Rey en Fez.

Bandera marroquí frente al Palacio Real del Rey en Fez.

 

Tinte de colores en el zoco de Chefchaouen.

Tinte de colores en el zoco de Chefchaouen.

cómo llegar a Marruecos

 

AVIÓN: Hoy en día, las aerolíneas low cost ofrecen varias rutas y, en general, vuelos directos entre diferentes ciudades de España y Marruecos. Si buscan con tiempo y paciencia, pueden encontrar precios muy accesibles. Nosotros volamos a la ida desde Málaga a Tánger con Air Arabia Moroc (pagamos 64 euros por los dos y el vuelo duró cuarenta minutos) y la vuelta fue de Tánger a Niza, nuestro siguiente destino (pagamos casi 80 euros cada uno y Tánger fue la ciudad con el pasaje más económico en ese momento). Una vez llegados a Tánger, tuvimos que dar bautismo al arte del regateo para tomar un taxi desde el aeropuerto hasta la Medina.

 

BARCO: Lo más común es cruzar desde el sur de España hasta el norte de Marruecos y hacer el trayecto Tarifa-Tánger (aprox. una hora) o Algeciras-Ceuta (aprox. una hora). Hay varias empresas que hacen la conexión, no solo entre Marruecos y España sino también entre algunas ciudades italianas y francesas, y los precios varían según la época del año y desde dónde hasta dónde se viaje. Si viajan en temporada baja, pueden comprar los billetes directamente en la ventanilla de la empresa que elijan en el puerto; si, en cambio, viajan en temporada alta, tal vez les convenga comprar los tickets de manera online y asegurarse un lugar.

 

 

¿Se necesita visa o alguna vacuna para entrar?

Si son argentinos o tienen pasaporte de la comunidad europea NO necesitan sacar ninguna visa para entrar a Marruecos y pueden quedarse en el país hasta 90 días (tres meses). Si son de otra nacionalidad, les recomiendo que consulten este sitio: https://visados.org/

 

En ningún momento de nuestro viaje nos pidieron certificado de vacunación. Eso no quiere decir que no lo puedan pedir o que esté de más tener alguna vacuna al día, como la del cólera o fiebre amarilla. Nosotros ya teníamos la vacuna de la fiebre amarilla por viajes anteriores y el certificado bien guardadito en la mochila, pero nadie nos lo pidió. De todas formas, antes de viajar a Marruecos o a cualquier destino, es aconsejable visitar a su médico de cabecera o pasar por el sector de “Medicina para el Viajero” de algún hospital u obra social para asesorarse mejor. De más está decir lo IMPORTANTE de tener un seguro de viajes (si no me creen, lean el siguiente artículo y conozcan mi recorrido por varios hospitales del mundo y el dinero que me ahorré gracias a haber contratado un seguro).

También hay que tener en cuenta que podemos ayudar a prevenir tomando ciertos recaudos mínimos, como beber agua mineral embotellada (que es muy barata y más segura), llevar en la mochila un kit básico de primeros auxilios, lavarse las manos regularmente o tener cerca un alcohol en gel.

 

 

¿cuál es la mejor época para visitar Marruecos?

La respuesta a esta pregunta es un simple depende. Marruecos, aunque en el mapa no lo parezca, es un país muy grande y sus climas varían según las zonas que visiten. Nosotros recorrimos el norte durante abril, una época bastante agradable y que recomendamos. El sol pegaba fuerte pero cuando se iba, la noche era bastante más fresca de lo que imaginábamos. Uno piensa que como es África va a ser caluroso todo el año, pero no. De hecho, hay zonas donde en invierno hace mucho frio ¡y hasta nieva!

 

Especias en el mercado de la medina de Tetuán.

Especias en el mercado de la medina de Tetuán.

 

DATO: Viajar durante y después del Ramadán

Si bien es una época de temporada baja para el turismo y puede que encuentren precios de vuelos muy tentadores, les recomendamos analizar bien si van a querer estar durante esas fechas. El Ramadán es el mes de ayuno de los musulmanes y es de los momentos del año más importantes para ellos. El ayuno lo hacen todos los días durante un mes entero, desde que sale el sol hasta que se pone, y durante esas horas los musulmanes no pueden beber, comer o fumar. Se puede viajar tranquilamente durante ese mes (o los cuatro días posteriores), pero tengan en cuenta que muchos restaurantes o locales van a estar cerrados y que, por respeto y buena educación, no van a poder comer o beber en lugares públicos.

 

 

¿qué idioma hablan?

Todos o, al menos, muchos y muy bien. De las primeras impresiones que más nos sorprendieron fue el dominio que tienen los marroquíes para manejar e intercambiar distintas lenguas, incluso dentro de una misma oración. Si bien el árabe y el tamazight (lengua bereber) son los idiomas oficiales, el francés está muy extendido a lo largo y ancho de país. Asimismo, se van a encontrar con mucho castellano, especialmente en la zona norte del país (por proximidad con España y como fruto del período colonial) e inglés (en casi todo el país, especialmente en las zonas más turísticas). Hasta el cansancio van a escuchar frases como “salam alaikum” (una especie de saludo general) o “shokran”  (gracias), así que hasta ustedes mismos van a aprender un poquito del idioma local.

 

Telas y alfombras en una tienda de Fez.

Telas y alfombras en una tienda de Fez.

¿cómo moverse dentro del país?

La mejor manera de ahorrar a la hora de moverse dentro de un país (sea Marruecos o sea cualquier otro) es utilizar el medio de trasporte que usan los locales. No solo porque gastaremos menos sino porque es una gran manera de acercarnos más a la gente y de conocer las rutas menos transitadas por los turistas.

 

Entonces, dentro de Marruecos, las opciones más comunes son:

 

BUS: Están los locales (que salen de la estación local y van frenando en cada pueblito) y los que son un poco más turísticos como los de la compañía CTM (más caros, pero son directos y se puede consultar –o tener cierta idea– el horario y precio en la página web oficial). Después de haber viajado en ambos, y de haberla pasado muy mal por querer ahorrar un poco de plata y tiempo (con “mal” me refiero a que las ventanas no abrían, los asientos eran incomodísimos, todo estaba apretado y mi estómago no lo aguantó), recomendamos pagar un poquito más –realmente a veces no hay casi diferencia– y viajar más tranquilos y seguros con la línea CTM ( www.ctm.ma) o SupraTour.

 

TREN: Nos quedamos con ganas de probarlo porque habíamos leído que son cómodos, rápidos y puntuales. Lo malo es que, si bien conectan las principales ciudades, no cubren todo el país. Las rutas, los horarios y los precios se pueden consultar en la página oficial de ONCF (www.oncf.ma).

 

GRAND TAXI o PETIT TAXI: Un medio de trasporte muy común, especialmente entre locales. Son una especie de taxi compartido, donde el precio se divide entre la cantidad de pasajeros que suban (o que entren en el vehículo). En general, el Grand Taxi recorre distancias más largas y tiene mayor capacidad mientras que el Petit es más urbano y sirve para moverse dentro de una ciudad. Sea cual sea el que elijan, ¡no se olviden de acordar el precio antes de subirse!

 

El burro, el medio de transporte más común.

El burro, el medio de transporte más común.

algunos datos de color sobre el transporte público marroquí

 

La mejor forma de conocer Marruecos es caminando. Las ciudades suelen no ser excesivamente grandes y todo está bastante cerca. Además, dentro de las medinas, el único transporte que van a cruzar va a ser alguna que otra moto o bici y muchos burros.

 

No se dejen abrumar por los miles de vendedores que van a querer tirárseles encima no bien pongan un pie en las terminales. Es común y sucede, no se espanten. La gran mayoría de esas personas trabaja por comisión y todos van a ofrecer “el mejor precio”. Lo aconsejable es no hacerles caso, sonreír, seguir caminado e ir directamente al mostrador de la compañía de buses que viaje al destino que quieran y comprar el boleto en la ventanilla.

 

Cuando tomen un bus local de una ciudad a otra, les van a cobrar un extra por el equipaje. Nosotros viajábamos low cost así que pagamos 5dh (cincuenta centavos de euro) cada uno ya que nuestras mochilas eran chicas; si viajan con mochila o valija grande, les cobran 10dh.

 

Hacer dedo es posible, según he leído. Nosotros no lo hicimos en Marruecos pero hemos visto viajeros en la ruta esperando que algún auto o camión los levantase. Dos sencillos consejos: si lo van a hacer, pregunten antes de subir si les van a cobrar (algo que hay que acostumbrarse a hacer casi siempre); y si sos mujer y estás viajando sola seguí siempre tus instintos y, si no te termina de convencer, con una sonrisa decí “la, shokran” (no, gracias) y esperá el próximo.

 

 

DATO: ¿qué son las medinas?

En general, las ciudades de Marruecos se dividen en dos grandes zonas: la Medina (la ciudad vieja y tradicional, el casco antiguo que comúnmente está rodeado por una muralla y en donde el tránsito se limita a motocicletas, bicis y burros) y la Vielle Nouvelle (el sector “moderno” de la ciudad, la parte más nueva y residencial con tiendas y restaurantes de moda). Este país nos invita a viajar en el tiempo y, por ese motivo, el atractivo principal es el de perderse por las laberínticas callejuelas de las medinas y dejarse sorprender. Por momentos es muy agobiante (sí, lo reconocemos), pero no pueden decir que visitaron Marruecos si no se perdieron, por lo menos unas diez veces, por las medinas.

 

Vista de las terrazas de la medina de Tánger.

Vista de las terrazas de la medina de Tánger.

 

Vista panorámica del Rif y de la medina azul de Chefchaouen.

Vista panorámica del Rif y de la medina azul de Chefchaouen.

 

¿dónde conviene hospedarse?

Marruecos nos ofrece una gran variedad de alojamientos mientras satisface las necesidades de todos los gustos y bolsillos. Y, como se van a encontrar con muchísima oferta, tengan en cuenta que no siempre el precio es sinónimo de calidad y comodidad. Nosotros nos hemos hospedado siempre en Riads o casas de familias a muy buen precio, y en varias ocasiones nos ha sorprendió que ese dinero incluya tan buen servicio y trato. En cambio, hemos visto turistas saliendo a las corridas de los hoteles que a la vista parecían muy lujosos porque las camas eran incomodísimas o la atención, pésima. Con lo cual, el consejo acá es intentar investigar un poco previo al viaje y llegar con una mínima idea (y en lo posible, también referencia) de en qué tipo de alojamiento se quieren hospedar. A grandes rasgos, los alojamientos más típicos de Marruecos son los siguientes:

 

RIADS: La palabra riad en Árabe designa a un jardín y, por extensión, se aplica a una casa cuyas habitaciones se distribuyen en torno a un patio interior central (en general, cubierto, con una fuente en medio y donde abundan las plantas y los mosaicos). Suelen ser más económicos (aunque hay riads lujosos con precios bastante elevados), y tienen el agregado de la típica decoración marroquí. Asimismo, cuentan con la ventaja de ser atendidos por sus dueños y de estar ubicados en pleno corazón de la medina (puede que sea algo ruidoso y el acceso sea difícil de encontrar la primer vez).

 

KASBAHS: Son majestuosas y antiguas casas señoriales, muy al estilo de palacios, de paredes de adobe y recintos cerrados. Se encuentran especialmente en el sur de Marruecos y suelen tener todas las comodidades que ofrecen los buenos (y caros) hoteles. (Yo me lo imagino como el palacio de la princesa Jazmín, de la película Aladdin, pero no entré a ninguno; esto es pura especulación).

 

HOTELES: Varían en cuanto a precio, calidad e instalaciones. La mayoría de los hoteles –muchos de ellos cadenas internacionales– los van a encontrar en los barrios más nuevos o residenciales de la ciudad, fuera del alboroto de la medina.

 

Desde el balcón del patio interno del Hotel África, en Tetuán.

Desde el balcón del patio interno del Hotel África, en Tetuán.

 

A punto de desayunar en el Dar Rif de Tánger.

A puto de desayunar en el Dar Rnif de Tánger.

DATO: ¿qué son los hammams?

Los hammams son, lisa y llanamente, baños públicos que, además de servir para higienizar y descansar, son lugar de reunión social y política. Esta antigua costumbre todavía muy utilizada en Marruecos se ofrece para todos los gustos y bolsillos, pero lo que recomendamos –si tienen ganas de hacer algo verdaderamente típico– es ir a los hammams tradicionales donde van los locales, no aquellos prearmados para los turistas. En cada barrio hay y, si les cuesta encontrarlos, presten atención a la gente que va con baldes por la calle. ¡Seguramente están yendo a darse un baño! Hay días y horarios reservados, de manera que las mujeres no se cruzan con los hombres. La costumbre es, en general, que las personas se froten y laven entre sí o, por algunas monedas más, el personal del lugar los ayuda a lavarse. Acá hay que sacarse la timidez e intentar ser parte de la cultura. Ir de mercado en mercado buscando los elementos que van a necesitar para su baño marroquí (como guantes de kessa, jabón negro, arcilla, balde) también forma parte de este tradicional ritual.

 

¿Viajar en tour o por cuenta propia?

Es una pregunta muy típica y, para ser honestos, nosotros también nos la hemos hecho. Nosotros viajamos de manera independiente durante diez días y, salvo algún que otro hospedaje que ya teníamos visto o reservado de antemano, fuimos comprando todo (pasajes internos, guías, comida) en el lugar, con regateo de por medio y mucha paciencia. Las guías que “contratamos” no fueron más que algún local que nos ofreció acompañarnos y, sea por cansancio o porque realmente nos sentíamos perdidos, aceptamos. Especialmente para recorrer la medina de Tatúan y para no morir en el intento de conocer Fez. Después, por supuesto, hay lugares que nosotros por tiempo no visitamos, como hacer excursiones en el desierto o adentrarse en alguna montaña o valle, donde de seguro van a necesitar la ayuda de locales o de empresas que los trasladen. Lamentablemente, esa zona la dejamos para el próximo viaje (siempre está bueno dejar algo sin conocer, así tenemos la excusa perfecta para poder volver).

Habiendo dicho todo esto, estamos de acuerdo en que la decisión de viajar por Marruecos de forma independiente o a través de un tour es completamente personal. Si disponen de más días y quieren hacer un viaje más flexible y menos turístico, pues entonces vayan por su cuenta sin miedo y con muchas ganas de dejarse sorprender. Si, en cambio, tienen un itinerario más ajustado o no se animan a viajar por libre, existen varias agencias o empresas que arman un recorrido con guía y toda la cosa. El único consejo que les daría, si elijen esta última opción, es que busquen referencias antes de decidirse por una, porque hay mucha oferta y eso, a veces, trae sus consecuencias.

 

Adonde vayan, los recibirán con un rico té marroquí azucarado.

Adonde vayan, los recibirán con un rico té marroquí azucarado.

 

El tanjín marroquí y su plato de cortesía de aceitunas.

El cuscús marroquí y su plato de cortesía de aceitunas… ¡exquisito!

BONUS TRACK: Recomendaciones finales

No tener miedo a perderse en las medinas

Confiar en la hospitalidad marroquí

Probar comidas locales y tomar mucho té de menta

Gastar la batería de la cámara

Ser respetuoso y consultar antes de sacarle fotos a los locales

Llevarse por el azar y dejar que Marruecos los sorprenda

 

 

 

 

 

¿Te gustó el artículo? Si te pareció útil o si tenés alguna recomendación o sugerencia, por favor, no dudes en escribirlo debajo en el espacio de COMENTARIOS. ¡Nos encantaría leerte!

Muchas gracias por estar del otro lado.