Cargando

Escribe para buscar

VISAS WORKING HOLIDAY – PARTE I – introducción y consejos

PARTE I: INTRODUCCIÓN Y CONSEJOS

 

¿qué son las visas working holiday?

 

Son convenios firmados entre Argentina y diferentes países en donde se les permite trabajar y residir de forma legal durante doce meses. Es decir, es, lisa y llanamente, un permiso de trabajo.

 

El programa de Visa de Trabajo y Vacaciones (Work & Holiday) fue diseñado para promover el intercambio cultural entre los países convenidos en el acuerdo. El objetivo fundamental es vacacionar.

 

Mientras la visa de trabajo está activa, van a poder entrar y salir del país donde estén trabajando las veces que quieran.

 

Este permiso de trabajo se otorga una sola vez por cada destino. Es decir, si ya hicieron la visa de Dinamarca, no van a poder volver a aplicar a esa, pero sí a las demás.

 

El rango de edad varía según el país al que apliquen. En general, va desde los 18 años hasta los 30 o 35.

 

La visa es un permiso de trabajo válido para trabajar solamente en al país donde la solicitaron. Es decir, si sacaron la visa de Francia, van a poder trabajar solamente en Francia.

 

Es un permiso de trabajo. Esto significa que van a poder trabajar y vivir de lo que ustedes quieran, pero ese trabajo lo van a buscar ustedes; acá no hay ningún intermediario o agencia que les consiga el trabajo, el alojamiento o los asista.

 

Los requisitos de aplicación se basan en la nacionalidad de sus pasaportes (independientemente de donde estén residiendo al momento de aplicar).

 

Algunos países les permiten prolongar la visa por un tiempo más (unos meses o, incluso, un año).

 

En general, las visas tienen cupos limitados dependiendo del país al que apliquen, pero esos cupos se renuevan todos los años.

 

El modo de aplicación varía según el país al que apliquen, pero los trámites para conseguir las visas son bastante sencillos y los pueden hacer ustedes mismos. No necesitan asistencia de ninguna agencia.

 

Si tienen pasaporte italiano, están de suerte. Los cupos para las visas, por ejemplo, de Nueva Zelanda o Australia son ilimitados y tienen menos requisitos que cumplir; o mismo si quieren ir a trabajar a algún país de la Unión Europea no necesitan ni siquiera aplicar a estas visas.

 

 

diferencia entre visa work&holiday y visa work&travel

Si bien ambos programas promueven el intercambio entre países, hay un par de diferencias fundamentales entre el programa Work and Travel y el programa Work and Holiday. En el primero, que generalmente se hace en Estados Unidos, tienen que contratar una agencia que los ayuda con el proceso de visa, el seguro médico y la búsqueda de trabajo. Esto quiere decir que van a pagar a una agencia para que les haga de intermediario y, con su ayuda, conseguirán un trabajo. El hospedaje a veces lo ofrecen los empleadores (a veces) y, una vez que hagan las entrevistas por skype con los posibles empleadores que la agencia les indique según su perfil y experiencia, van a llegar a Estados Unidos con trabajo asegurado durante cuatro meses. La visa de trabajo se activa desde diciembre hasta fines de marzo (en el período de receso de la universidad. Sí, tienen que ser alumnos regulares de alguna carrera) y tienen treinta días adicionales como turistas. En cambio, con la visa Work and Holiday, como expliqué anteriormente, no necesitan pagarle ninguna agencia: ustedes mismos son los encargados de hacer los trámites, aplicar a la visa, buscar trabajo, hospedaje, etc. Las opciones de países son más amplias y el tiempo de la visa es de un año entero.

 

El mundo está en tus manos, ¿qué estás esperando?

El mundo está en tus manos, ¿qué estás esperando?

 

¿qué visas hicimos nosotros?

Yo, Maru, hice la visa Work&Travel en Colorado en 2014, y ambos hicimos la visa Working Holiday de Dinamarca (Nacho entre 2015/2016 y yo en 2016), de Francia en 2017 y aplicamos para la de Suecia en 2018, pero nuestros planes cambiaron y al final decidimos no ir. Con lo cual, algo de experiencia tenemos en el tema y todos los consejos o recomendaciones que les damos son pura y exclusivamente basados en lo que nosotros vivimos y en esas cosas que nos hubiesen gustado haber sabido.

 

DATO: Si quieren saber mucho más sobre las visas Working Holiday y escuchar mano a mano experiencias de gente que fue, les recomiendo que consulten la página Yo me Animo y Vos (Berna es el gurú del tema) y también Los Viajes de Jennifer (una amiga que nos hicimos durante la experiencia en Dinamarca y su blog tiene, entre otras cosas, muchos consejos e info sobre tema).

 

 

diez consejos válidos para aplicar a cualquier visa (que nos hubiese gustado haber sabido de antemano)

 

Entiendo perfectamente la adrenalina de pisar un país o, incluso, un continente por primera vez. De verdad, yo también la sentí. Pero, ¡ojo! No dejen que la emoción y la ansiedad de querer visitar y recorrer todo los ciegue, porque les puede llegar a salir muy caro. ¿Qué quiero decir con todo esto? Que todos esos viajes que de seguro planificaron cuando tomaron la decisión de aplicar a alguna de estas visas, todos esos viajes háganlos DESPUÉS de haber trabajo un par de meses. No gasten sus ahorros de inmediato porque los van a necesitar para acomodarse, para pagar depósitos, para comer y para sobrevivir hasta que consigan un trabajo. Todas esas ciudades y países no se van a ir a ningún lado, los van a estar esperando. Así que sigan mi consejo e instálense en el destino que eligieron primero, trabajen un tiempo (o todo lo que dure la visa) y después sí viajen por todos lados.

 

Una buena opción para no gastarse todos los ahorros es hacer trabajo voluntario al principio. Si les pasó como a nosotros y llegan en una época de temporada baja, les recomiendo empezar con algún trabajito voluntario, donde no van a gastar en comida u hospedaje y, mientras tanto, van a poder empezar a enviar CVs, hablar con la gente, ir conociendo el lugar, practicar el idioma, etc. Para saber más opciones sobre trabajo voluntario, los invito a leer este artículo LINK).

 

En lo posible (y lo dice alguien que no lo hizo) investiguen un poco el destino antes de ir. Lean experiencias de gente que fue, averigüen cuál es la mejor época para llegar, métanse en todos los grupos de Facebook que existan y pregunten todo; háganse ver. Nadie les va a regalar nada si ustedes no van y lo buscan. Además, la investigación previa es también parte de la experiencia, ¿o no?

 

Si tienen tiempo antes de irse, ármense un CV en inglés y en el idioma local del país al que visiten (si van a Francia, háganlo directamente en francés, por ejemplo) y llévenselo o impreso o listo en el mail. Les va a ahorrar tiempo y ya van a llegar con algo listo. Dejen el espacio en blanco para completar con su número de teléfono y dirección de allá (si ya lo llevan impreso, después lo agregan prolijamente con birome negra y listo).

 

No hace falta poner tooooda nuestra experiencia y estudios en el CV porque no les interesa. Tratan de ser lo más breves y concisos que puedan y coloquen información pertinente. Si van a querer trabajar de mozos o en cocina, poco les va a importar a quienes los contraten saber que tienen un máster en ciencias de la educación y que dieron clases en la universidad durante siete años. Pero sí pueden incluir o resaltar que alguna vez trabajaron en el bar de un tío (ese tío que vive en la imaginación de todos nosotros) y lo ayudaron a servir comida o hacer café, por ejemplo.

 

Otro consejo que creo es también parte de todo el aprendizaje que van a experimentar es, sin dudas, aprender –o al menos intentar aprenderel idioma del país al que vayan. Si saben inglés, mejor; porque lo van a usar muchísimo en cualquier destino que elijan. Si van a Alemania, por ejemplo, no va a estar de más que aprendan lo básico, aunque sea con alguna aplicación móvil o por su cuenta, porque les aseguro que la primera impresión de ustedes va a ser totalmente diferente. Si solo hablan español y están ahí luchándola con el inglés, no entren en pánico. Conocimos mucha gente que solo hablaba español y, con el tiempo y mucho esfuerzo, aprendieron lo básico de inglés y la están pasando bárbaro. Lo que sí, acá no hay lugar para vagos. ¿Qué sentido tiene irse al otro lado del mundo si no vamos a hacer un mínimo de  esfuerzo para tratar de ser parte de esa nueva cultura?

 

Siempre les será más fácil conseguir trabajo si van antes de que empiece la temporada. Por ejemplo, si quieren hacer temporada de verano en el sur de Francia, lo mejor es que vayan llegando entre abril o mayo, ANTES de que comience. Mismo si planean ir a los Alpes y hacer temporada de ski, traten de llegar en noviembre o principios de diciembre. Sin embargo, hoy en día, gracias a la tecnología, pueden buscar trabajo desde la comodidad de su casa en Argentina o donde sea que estén. Una amiga nuestra que hace poco se fue con la visa de Japón tuvo dos entrevistas por Skype en Buenos Aires antes de irse y, cuando llegó allá, ya tenía trabajo asegurado. Tal vez no consigan trabajo, pero al menos sí van a tener una idea o, si le meten garra, alguna entrevista esperándolos del otro lado.

 

Intenten rodearse de gente local. Lo de buscar argentinos, organizar mateadas o asados está muy lindo (en mi humilde opinión) si necesitan algún primer consejo o si pasaron meses y meses y están empezando a extrañar. De lo contrario, intenten hacerse amigos locales. No tengan miedo a conocer su cultura, sus tradiciones y compartir con ellos la de ustedes, porque ese intercambio es de las cosas más hermosas que suceden cuando uno está viajando. Para tomar fernet todos los viernes y juntarme a comer asado todos los domingos, me quedo en mi casa de Buenos Aires. No digo que no lo hagan nunca, porque sé que, a veces, uno también necesita hablar su idioma y pasar el rato con gente que esté en la misma. Es completamente válido, pero lo que digo simplemente es que no se olviden de que se fueron de su país para vivir experiencias nuevas, así que búsquenlas.

 

Cuando busquen alojamiento, intenten averiguar si van a convivir con locales. Es decir, si van a Polonia o Suecia, pregunten si van a tener compañeros o compañeras de habitación o de casa que sean locales y con los que puedan practicar el idioma día a día. No busquen una casa llena de argentinos (al menos no al principio). Traten de convivir con locales y rodearse de sus costumbres y rituales. Así su experiencia va a ser mucho más enriquecedora y van a mejor el idioma mucho más rápido.

 

La visa dura lo que ustedes digan que dura. Bueno, sí, tiene una validez de un año, pero si se cansaron, si no les gusta el lugar o si quieren probar un destino diferente, no pasa nada, no es la muerte de nadie. Uno no se lanza a una aventura así para pasarla mal (y lo aconsejo desde lo más profundo de nuestra experiencia). Si no se sienten cómodos, busquen otra ciudad. Nada los ata.

 

 

Para más saber las fechas de aplicación y los requisitos específicos de cada país, continúen leyendo la Guía Básica de visa Working Holiday, PARTE II, Requisitos y fechas de aplicación.

 

 

 

 

 

¿Te gustó el artículo? Si te pareció útil o si tenés alguna recomendación o sugerencia, por favor, no dudes en escribirlo debajo en el espacio de COMENTARIOS. ¡Nos encantaría leerte! Muchas gracias por estar del otro lado.

Artículos anteriores
Siguiente articulo